Publicado el

Obsesiones

Hay veces en las que se te mete una idea en la cabeza y le das tantas vueltas que acabas pidiendo sopitas, y en vez de arrearte un hachazo como hizo Zeus, te enfadas un poco contigo misma, pero agarras las agujas y la lana y te tiras a tejer.

Eso me pasó a mí hace un par de semanas con este jersey:

Tenía clara la idea, pero no la ejecución y tuve un par de arranques hasta que se me encendió la bombilla.

Se teje de una sola pieza y no tiene costura alguna. Es Vox populi que odio las costuras casi tanto como tejer mangas lisas. Fui cogiendo apuntes mientras lo tejía y los traduciré a un patrón, que conociéndome, se parecerá más a una receta de cocina improvisada que a una fórmula química definida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *